Cómo personalizar tazas personalizadas a mano

Tazas personalizadas

El trabajo de personalización de tazas no es exclusivo de esos sitios donde se imprimen diseños. De hecho, esa es la forma fácil de hacer la personalización, pero quizá no es la idea más original.

Personalizar tazas a mano puede ser una actividad muy gratificante, pues es un lienzo en blanco que vas llenando con ideas y mucha imaginación. La técnica que uses es libre, lo importante es que se vea bien, y que refleje eso que querías expresar.

Marcadores permanentes

Sin dudas, una de las maneras más sencillas de hacer una personalización de tazas es usando marcadores permanentes. Recuerda que las tazas necesitan ser lavadas, por lo que debes asegurarte de que lo que dibujes no se caiga el primer día.

Los marcadores, al ser lápices, nos dan seguridad para hacer trazos, por lo que puedes escribir mensajes, e incluso dibujar.

Pintura en relieve

Las pinturas en relieve, aunque un poco más complejas de usar que los marcadores permanentes, siguen siendo una manera sencilla. Muchas de estas pinturas vienen en formatos de pegamento, es decir, el envase tiene un pico que las hacen muy fácil de usar.

Estas pinturas tienen una gran ventaja y es que cuando se secan son más duraderas que los marcadores permanentes.

Pegatinas

Las pegatinas, e incluso impresiones, son una genial idea para hacer personalizaciones rápidas de taza. El secreto para que dure es que la pegatina quede bien fijada a la taza y que se le recubra de una capa de pegamento que tiene un efecto impermeable sobre la pieza.

Ahora bien, siempre se recomienda hacer este trabajo y dejar secar por varios días para que no exista el riesgo de que se dañe. Es una manera muy sencilla, de hecho, puedes imprimir fotos o imágenes que te gusten en papel especial para pegar y así tener la taza que deseas en muy sencillos pasos.